A Ciencia Incierta. Sobre Política, Método y rebeldía educativa.

20 may

“Los hombres aprenden mientras enseñan.” Lucio Anneo Séneca. 

Cuando niño era un alumno ejemplar. Me aprendía lo que mis maestros decían, sacaba puro 10 en los exámenes y tareas, terminé mi educación básica y media con honores y la gente aseguraba que sería un matado en la preparatoria y la universidad. Y la verdad es que estoy lejos de ser el éxito universitario de mi generación… 

Recién entré a la prepa, descubrí que las ciencias exactas no eran lo mío. A pesar de que las comprendía y tenía buenas notas en Física y Química, mi mente siempre prefirió volar tratando de darle explicaciones a problemas más terrenales e impredecibles. 

Lo mio siempre ha sido tratar de entender al hombre como figura central de nuestra vida en sociedad, tratar de comprender sus acciones individuales y colectivas, de pensar soluciones para la comunidad, de inventar mi propio “país ideal”.

El reto de estudiar una ciencia social, pasa obligatoriamente por una etapa de frustración y desencanto por el que todos los científicos sociales pasamos (o al menos eso creo yo) durante nuestra formación. 

Pasando esa etapa, existen algunos que se refugian en el rigor del método científico y el encantamiento matemático y otros que se pasan del lado bohemio del empirismo social puramente descriptivo. 

Algunos otros eclécticos, creemos en tomar lo mejor de ambos mundos siempre y cuando se consigan los resultados deseados. En política no estamos para ser puristas, metodológicos al extremo o cuadrados. La Ciencia Política se trata de dar resultados. 

Y es en este mundo de la política y el gobierno en el que nos damos cuenta de que el método o programa que funciona en “A” no necesariamente funcionará en “B” y a veces tampoco funciona en “A” después de un determinado tiempo. Por más que existan métodos, estadísticas, manuales y procedimientos, las soluciones que requieren las ciudades, estados y países, pasan por procesos mucho más complejos que una simple cuantificación.

La ciencia política y las políticas públicas tienen mucho que ver con intuición. Uno no puede solucionar el problema del agua en Iztapalapa, por ejemplo, sentado desde la comodidad de un escritorio y sin conocer de primera mano el problema y la comunidad. Ese es el gran problema de los políticos actuales. Nos ofrecen soluciones tan irreales, poco funcionales y que, encima, nos cuestan millones de pesos. 

Es por eso que, mientras más avanzo en mis estudios de Ciencia Política, más dudo sobre la efectividad real de lo que aprendo en las aulas. Por supuesto que agradezco mucho a la UNAM mi formación, lo mucho que he aprendido y la manera en la que algunos profesores me han educado aquellas cosas que no se aprenden en los libros.

Soy un ferreo defensor de la libertad educativa. Para mi, las universidades nos deben enseñar a pensar, a razonar, a ser personas críticas y a tener esa capacidad de resolver problemas y conflictos de la mejor manera posible al momento (eso, en un político, es oro puro). Sin embargo, en nuestro país esa manera de educar peligra. Se le enseña a los alumnos lo que “deben” de pensar, en lugar de dotarlos de herramientas para que ellos piensen e innoven por si mismos. 

 

La Eterna Primavera.

23 ago

En repetidas ocasiones, amigos y conocidos que me visitan desde otras ciudades me dicen cuando les doy el tour obligado por el centro de la Ciudad: “Cuernavaca es una Ciudad con mucho potencial” (no explotado, obviamente.)

No puedo evitar sentir lo mismo que mis amigos cuando camino por el centro de Cuernavaca, en medio del caos provocado por los vehículos que circulan por las estrechas calles del primer cuadro capitalino. Cuernavaca es bonita, pero caótica. Tiene bellos edificios, pero descuidados. Sus calles son acogedoras, pero siempre están sucias. Podría ser un lugar tranquilo, pero siempre nos agobia el ruido provocado por los automóviles que pitan a la menor provocación (esto a pesar de los avisos que “prohiben” el uso del claxon en el primer cuadro).

Ni hablemos de cuando uno decide “Salir a caminar” o trata de “disfrutar la ciudad”.

Imaginen salir de casa a las 6 de la tarde, dispuestos a disfrutar todas las bellezas naturales con las que (aún) cuenta Cuernavaca. Para empezar, a las dos cuadras se llevarían tremenda sorpresa: ¡No hay Banqueta! En muchas colonias extensos tramos de calle no cuentan con banqueta, o si la tienen es muy pequeña. Así que su primer obstáculo será sobrevivir a algunos tramos caminando sobre la calle, junto a los vehículos, rogando a todas las deidades no cruzarse en el camino de ningún vehículo.

Si sobreviven a esta primer travesía, los reto ahora a cruzar alguna calle principal. Intenten buscar una cebra por donde cruzar ¡los reto! Y si la encuentran, seguramente estará obstruida por uno o dos coches que no conocen para que están pintadas “esas cosas” en el pavimento.

Si logran llegar al centro de la Ciudad y deciden caminar en alguna de las (hasta ahora yo he contado) 2 calles peatonales con las que cuenta el primer cuadro, descubrirán que, en algunas ocasiones, los policias municipales “abren” el acceso a esta calle y algunos carros circulan por ellas, así que, no se confíen.

Aún así, Cuernavaca es una ciudad que merece ser caminada. Los arboles, las plantas y las flores crecen por toda la ciudad a pesar del maltrato y el descuido. Por donde uno mire, encontrará una imagen bella  e impactante. Cuernavaca es así. En una esquina se pueden encontrar un edificio gris con el estacionamiento lleno, y en la siguiente algún terreno lleno de árboles frutales.

Cuernavaca ha logrado adaptarse a nosotros, ciudadanos irresponsables y gobiernos corruptos. Ha soportado el gran peso de ser una de las ciudades con más número de coches por kilometro cuadrado (solamente superada por la Ciudad de México). Le queda aún un encanto natural. Una ciudad mediana, inmersa en la naturaleza, con la que en algún momento se tuvo una sana convivencia, pero que ahora se asfixia poco a poco.

No puedo dejar de invitarlos a visitar el Jardín Borda, o el Etnobotánico, que tomen un buen café en el centro, que vean algún espectáculo en el Teatro Ocampo, que disfruten de la increíble vista y una buena cena en cualquier lugar de “Paseo del Conquistador”… todo antes de que incluso esos espacios se pierdan y queden solo en nuestra memoria…

La Ciudad ha logrado sobrevivir a pesar de los malos gobiernos y el pésimo trato que le ha dado la Ciudadanía. Cuernavaca sigue siendo (aunque quizá por poco) la Ciudad de la Eterna Primavera.

*Para Ojitos, quien viene a visitar pronto la Eterna Primavera…

Tiempos de Odio.

30 may

Después de mucho tiempo sin escribir en el Blog, decidí darme un pequeño espacio para expresar algo que realmente me tiene preocupado. Una de las cosas que mantienen mi cabeza dando vueltas todos los días es la terrible polarización que vive México, que se incrementa día con día y que estoy seguro no nos dejará nada bueno. La incapacidad de todos los actores políticos y sociales de este país para reconocer sus errores nos ha llevado sin duda hasta donde estamos. Tomemos como punto de partida la elección del 2006. Por un lado, la derecha se aferró a mantener el poder sin importarle el costo social de la famosa campaña de miedo en contra de  López Obrador, y por el otro, la actitud altanera de Andrés Manuel ante lo que el llamaba “su inminente victoria” le hizo perder votantes. Como muchos podran recordar, la ausencia del Candidato de Izquiera al primer debate presidencial de 2006 por su exceso de confianza (y por que además el anunció que sólo iría al segundo), orientó todos los reflectores de ese debate al entonces candidato del PAN, Felipe Calderón. Si a eso le sumamos la desastroza actuación de Roberto Madrazo en el mismo debate y la gran influencia de los medios electrónicos en el país, tenemos como resultado el ligero ascenso que presentó Felipe Calderón en las encuestas. A eso tenemos que sumarle que : a) La campaña de miedo de “diversos grupos empresariales” (Todos de Derecha, indudablemente), comenzó a permear en el grueso de la población mexicana, especialmente en la clase media y en los burócratas, quienes dejaron de considerar el proyecto de AMLO por el simple miedo de perder sus trabajos. Eso causó que votantes de estos segmentos votaran por el PAN por el simple hecho de impedir que López Obrador llegara al poder. Pero no sólo eso, la campaña de derecha satanizó a todo aquel que expresaba su apoyo al proyecto de Nación de la izquierda, comenzando desde ese momento la costosa polarización social. y b) El mal manejo de campaña de Andrés Manuel en los últimos meses lo llevó a perder una gran cantidad de votos. Por un lado, no supo manejar la campaña del miedo en su contra, por otro, comenzó el mismo una campaña de descalificaciones en contra del candidato del PAN y su familia (el famoso caso Hildebrando, como muchos recordarán). Desde mi perspectiva, si uno va adelante en las encuestas, no debe de realizar este tipo de actos desesperados en campaña. Las descalificaciones y las campañas negativas suelen funcionar solamente para el candidato que viene desde atrás (pues se trata de tirar al puntero y alcanzarlo). En este caso, el Candidato de Izquierda no supo sobrellevar las descalificaciones, lo cual resultó en otro tropiezo para él. Para un poco antes de la elección, las encuestas ya reflejaban una disminución en la diferencia de votos entre el candidato de Izquierda y el de Derecha. No pretendo discutir el resultado de la elección del 2006, ni continuar el tan sonado tema del fraude electoral. Sin embargo, es importante conocer todos los datos si tratamos de comprender el proceso de polarización en el que está sumergido el país. Después de la elección, varios factores hicieron que siguiera creciendo el odio. El primero fue el mal manejo del IFE en los resultados preeliminares y al momento de informar las tendencias. Pasaron días sin conocer claramente quién era el ganador. Cuando se dieron a conocer los resultados oficiales, el Movimiento de López Obrador también apostó a la polarización y a la paralización de una de las avenidad más importantes del país. Y no olvidemos la tormentosa manera en la que Felipe Calderón tomó protesta como presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Cosas como estas y muchas más nos han llevado a los extremos que vivimos ahora, donde o se apoya a la derecha o se apoya a la izquierda, donde se es proletario o burgues, donde, supuestamente, no existen otras opciones más que vivir en los extremos. Como sociedad, no nos damos cuenta de que vivimos secuestrados por los intereses partidistas de ambos bandos. Tanto para el PAN, como el PRI y los partidos de izquierda, utilizan a los ciudadanos como carne de cañón para defender SUS PROPIOS INTERESES. ¿En realidad se interesan los partidos en las necesidades ciudadanas? ¿Como podemos como Ciudadanos y Sociedad Civil separar nuestras diferencias partidistas y organizarnos para satisfacer nuestras propias necesidades y carencias? Y es que últimamente los gobiernos confunden la agenda social con asistencialismo. Tanto los gobiernos de Izquierda como el gobierno federal (con Oportunidades) prefieren dar asistencia social a las comunidades pobres de este país que mejorar su entorno y brindarles mejores oportunidades de vida. La razón es sencilla, todos los partidos y gobiernos siguen creyendo en el clientelismo. Piensan que otorgandole a las personas un apoyo económico mensual asegurarán su voto en las próximas elecciones. Y eso pasa en todos los partidos, ninguno se salva. Destinan más dinero a este tipo de apoyos y menos a satisfacer las verdaderas necesidades de las comunidades. Es por eso que es importante rescatar la agenda ciudadana en este país. Pero la verdadera. La que construye, que apoya a las necesidades básicas de su comunidad, y no la que hace teatros, que aprovecha foros sólo para promocionarse y alardear del cómo su causa es más importante que todas las demás. Reconstruir a este país desde sus bases. Enseñar a los ciudadanos que no hay acciones pequeñas. Comenzar con cosas simples como mantener una buena imagen en tu barrio organizandote con los colonos, limpiar las barrancas, ¡No tirar la basura en la calle! y muchas más.

No combatamos el odio con odio. ¡Cuanto me gustaría que la Sociedad despertara y se diera cuenta de que en los partidos políticos, son sólo peones de los poderosos! Que recuerden que en cuanto pasa la elección, se olvidan de nosotros y comienzan a pensar en su siguiente puesto. En cuanto comenzemos a pensar en ello y a dejar de odiar al vecino sólo por la manera en la que piensa, las cosas comenzaran a mejorar por aquí.

P.d. Ya veo venir los comentarios tanto de militantes de Izquierda como de Derecha, defendiendo lo indefendible y tachandome de defender a los contrarios (Cuando en realidad, les aclaro que yo pienso que la culpa es de ambos bandos).

Ciudad en Movimiento

3 nov

El Automóvil se ha consolidado en el mundo como un símbolo de prosperidad económica, un lujo anhelado por todos, pero ¿Que pasaría si todos tuviéramos uno?

En México se cuenta con un parque vehicular de más de 23 millones, de los cuales más del 10% son autos particulares que circulan en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), la cual abarca solamente el 0.37% del territorio del país. En la ZMVM el índice de ocupación vehicular es de 1.7 pasajeros por automóvil. Algunos datos indican que hasta el 82% de los vehículos particulares usados en la Ciudad de México son ocupados por una sola persona.

Atendiendo a estas cifras, de lo más de 20 millones de habitantes de la ZMVM, poco menos de 4 millones  utilizan vehículos particulares.

Y sin embargo, tanto de la Ciudad de México como el Estado de México, utilizan gran parte de sus recursos en la construcción de vías de comunicación para vehículos particulares. Ejemplo de esto es la controversial “Súper Vía Poniente” que pretende construir el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard.

El problema de la Súper Vía es la visión limitada y de corto plazo de sus promotores. Su prioridad es el automóvil particular, cuando es obvio que este no solucionará el problema de la movilidad en la ciudad.

La construcción de la Súper Vía poniente generaría movilidad pero para un sector muy limitado de la sociedad. Podríamos decir que esta sería una nueva clase de discriminación. Daría derecho a la movilidad a aquellos que pudieran pagarla, mientras que, aquellos que no tengan los recursos para hacerlo, se verían obligados a seguir viviendo el calvario que significa hoy en día transportarse al poniente de la ciudad.

Un gobierno responsable aseguraría el derecho a la movilidad de todos los ciudadanos. En una ciudad con Movilidad urbana, mejora la calidad de vida, se pierden menos horas de trabajo, se ahorra, se contamina menos, etc.

Existen muchas maneras de mejorar la movilidad en la ciudad. A continuación se mencionan algunas, que, no costarían mucho y disminuirían el tráfico a corto plazo:

1.- La creación de carriles de “transporte compartido”, en los cuales solo circularían vehículos particulares con 2 o más pasajeros.

2.- Establecer estacionamientos con seguro contra robo cercanos a las estaciones del Metro y/o Metrobús.

3.- Establecer como obligatorio el transporte escolar. La mayor parte del tráfico en las mañanas y al medio día es generado por los padres de familia que llevan a sus hijos en vehículos particulares.

4.- Reordenar el transporte público concesionado. Mucha gente no utiliza el transporte público por que los concesionarios utilizan unidades viejas e inseguras. La homologación de las rutas de transporte público también haría más sencillo el transportarse dentro de la ciudad.

No solo se trata de movilidad. Se trata también de cuidar el medio ambiente en el proceso.

Incentivar el uso del automóvil y crear más vías de asfalto en el proceso, refleja al mundo un desinterés en el cuidado del ambiente por parte de nuestras autoridades. Recordemos que a finales de este mes se realizará en nuestro país la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP16/CMP6. ¿Que propuestas innovadoras presentará México al Mundo? ¿Que pensarán los invitados a esta conferencia, cuando se enteren que una de las políticas del Presidente Calderón para incentivar el crecimiento económico es renovar y aumentar el parque vehicular del país?

Todos tenemos derecho a un Hogar.

3 ago

¿Imaginas que te impidieran rentar una casa solo por que la vas a habitar con tu pareja, que es de tu mismo sexo? Hasta el año 2005, en Osaka, Japón, esto era una realidad. En Japón las asociaciones inmobiliarias de cada una de las prefecturas son las que autorizan las rentas de los inmuebles al examinar el perfil del candidato a inquilino. Debido a que en Japón no se puede registrar legalmente un matrimonio Homosexual, algunas prefecturas prohibían que parejas del mismo sexo e incluso las heterosexuales no registradas como matrimonios rentaran viviendas en ellas.

En 2005, Kanoko Otsuji (尾辻 かな子) (quien fuera la primer mujer con actividad política en Japón en declararse abiertamente homosexual) promovió cambios a la ley de corporaciones inmobiliarias en Osaka, Japón, que permiten a los matrimonios conformados por personas del mismo sexo puedan rentar una vivienda en esa prefectura.

Con esta acción, Otsuji comenzó su lucha en favor del reconocimiento de los derechos de las personas Homosexuales en Japón. en 2007, La asambleísta local obtuvo el apoyo del Partido Democrático de Japón para ser electa representante el la Asamblea Nacional (también conocida como “Dieta”). En las elecciones parlamentarias de ese año obtuvo cerca de 40,000 votos y el apoyo de notables políticos japoneses, pero ese apoyo no fue suficiente para mantener su asiento en la Dieta.

Desde entonces, Otsuji es la principal líder de las asociaciones LGBT en Japón. Logró integrar al gobierno japones a la Marcha del Orgullo Gay de Tokio, enviando a estas manifestaciones al Ministro de Salud. El reconocimiento de los derechos de los homosexuales avanza en Japón, en tanto que las personas homosexuales se integran gradualmente en la sociedad. La televisión japonesa se ha dedicado a educar a sus televidentes al incluir en sus programas a personajes homosexuales muy diferentes a los que aparecen en la televisión occidental.

Algunos dramas y “Mangas” incluyen entre sus personajes principales a homosexuales bien integrados y respetados en sus comunidades. Se presentan como personas que “aportan” a la sociedad y son completamente aceptados por sus vecinos y familias. Aunque el camino para el reconocimiento de las familias homoparentales es largo, Japón se encuentra en la ruta correcta, la llegada de los Liberales al poder este año, está reviviendo el debate de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, y, seguramente, Otsuji estará presente.

Juventud sin futuro.

14 abr

13 de Abril de 2010: 6 Jovenes de entre 15 y 20 años, procedentes de un Municipio conurbado de la Zona Metropolitana de Cuernavaca, fueron ejecutados por presuntos miembros del llamado “Cártel del Pacífico Sur”.

5 de Abril de 2010: 2 niños de 5 y 8 años de edad, supuestamente murieron en el fuego cruzado de un enfrentamiento entre militares y sicarios, mientras viajaban a la playa con su familia. Mientras que la versión oficial señala que los niños murieron por esta causa, la madre de los niños narra los hechos de una manera distinta. Según ella, los militares dispararon directamente a la camioneta sin que hubiera un enfrentamiento de por medio. Uno de sus hijos murio en sus brazos.

29 de Marzo de 2010, versiones indican que 10 jovenes de entre 8 y 21 años (quienes supuestamente regresaban de recoger becas de oportunidades) fueron ejecutados por un supuesto retén.

19 de Marzo de 2010: 2 Estudiantes de Maestría son ejecutados por miembros del Ejercito mexicano, presuntamente a metros de su centro de estudios. Los Jovenes eran estudiantes de Excelencia, y no portaban armas.

Todos estos son ejemplos de los lamentables hechos que los mexicanos hemos sufrido durante lo que va del año. Durante 2010, varios jovenes inocentes han perdido la vida tanto en manos de los militares como en las de los grupos de la delincuencia organizada.

Los jovenes en este país, nos sentimos solos, nadie aboga por nosotros, nos pueden matar por decenas y no vemos ni un apice de compasión de nuestras autoridades. Las muertes de jovenes, para el gobierno, no son importantes, simplemente forman parte de los “errores de calculo” aceptables en aras de cumplir el objetivo mayor (la guerra contra el narco).

Hay pocas oportunidades laborales, de estudio, de superación personal, al grado que en algunas partes de la república, al rededor del 30% de los jovenes de 20 a 24 años ni estudian ni trabajan. La falta de esperanza, la necesidad económica y la “ociosidad” benefician solamente al Narcotráfico, debido a que estos jovenes son parte de la nómina “desechable” de los grupos delictivos.

Si a esto le sumamos las recientes e infortunadas declaraciones de la Iglesia católica (institución que aún influye en las familias mexicanas), respecto a que “son los niños y jovenes, que tienen una educación sexual libertina, los que “provocan” los abusos sexuales por parte de los curas”…

Los jovenes estamos, en muchas maneras, abandonados, no nos queda más que acompañarnos los unos a los otros, apoyarnos y tratar de influir en nuestro entorno.

El invertir en educación, desarrollo social y cultura física, son mejores estrategias contra la delincuencia que el conflicto armado que actualmente vive nuestro país, el cual solo proporcionará (si es que algún día llega a funcionar) un alivio temporal a los problemas, mientras las generaciones futuras seguirán viviendo el rezago social que ha caracterizado al país en las últimas decadas.

Si consideramos que la juventud de México es el futuro, el futuro de este país se está desmoronando poco a poco, y lo peor es que nadie hace nada.

Viviendo en dos ciudades.

18 mar

Separadas por menos de 80 kilometros, las ciudades de Cuernavaca y de México son testigo de mi vida cotidiana. Tal cercania es causa de que muchas personas vivan en Cuernavaca y se desarrollen profesionalmente en el Distrito Federal.

Los constantes viajes son cansados, pero gratificantes. La principal razón para movilizarme hasta la Gran Ciudad es la gran oferta educativa, cultural y de entretenimiento, y si hablamos de la oferta laboral, sin duda no hay comparación. Cuernavaca carece de museos,  de parques, de estadios, y lo más importante, la oferta laboral en la ciudad es incipiente. Los jovenes no tenemos lugar en la ciudad, los salarios son bajos y la vida es muy cara, tal es el motivo de la movilidad entre ambas ciudades.

Cuernavaca solía ser un destino seguro, hasta que alguien se dio cuenta de que aparte de ser la Ciudad de la Eterna Primavera, es la ciudad de descanso de los Narcos. Aquí tales delincuentes se pasean de manera libre por sus camionetas blindadas, con los vidrios abajo y mostrando sus AK-47 de manera soberbia a la población.

La ciudad pasó de refugiar a los aterrados sobrevivientes del terremoto de 1985 a refugiar a los carteles de la droga con consentimiento de altos funcionarios. Tal situación ha hecho que la industria del turismo se encuentre a la baja, lo cual es grave en una ciudad que sobrevive gracias a la oferta de servicios hoteleros y restauranteros. Los negocios comienzan a cerrar gracias a las amenazas de los Narcotraficantes y cada vez más personas no ven otra opción más que trasladarse al Distrito Federal a trabajar.

Las diferencias entre ambas ciudades son inmensas, sobre todo, son diferencias ideológicas, mientras en la ciudad de México se avanzan en reformas como la interrupción legal del embarazo o el matrimonio para personas del mismo sexo, en Cuernavaca se condena a las mujeres que abortan y se incluyeron candados al código Familiar en los que se indica que el matrimonio está estrictamente conformado por un hombre y una mujer.

Pero a pesar de las diferencias, puedo considerar a ambas ciudades como mi hogar, en ambas he hecho buenas amistades, he aprendido mucho y me he desarrollado de una manera que no podría si viviera en una sola ciudad. Los contrastes y las diferencias me han hecho aprender y apreciar cosas que, en cualquier otra situación no podría distinguir. Es por eso que disfruto siempre de “mis ciudades” y de todo lo que estas pueden ofrecer.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.